Ads Top

Final Intercontinental: Boca 2-1 Real Madrid


Como Olvidar esa Final de la copa Intercontinental, Cuando Roman Riquelme hacía pasar por el suelo a los mejores jugadores del mundo en ese entonces, Cuando Martin Palermo nos llenaba de alegría con sus dos emocionantes goles antes de alcanzar los primeros 10 minutos del partido.
Boca venia de empatar con Palmeiras 2-2 en La Bombonera en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores fue el 14 de junio de 2000. Los hinchas y los jugadores se fueron cabizbajos, con sabor a derrota por que este resultado había dejado mal parado al Xeneize, que tenía que definir el título en Brasil. Siete días más tarde, cuando para casi todos el Verdao ya era campeón de América, Boca aguantó el partido en el Morumbí y Oscar Córdoba se hizo grande en los penales, atajando dos de los cuatro remates del Palmeiras. Esa consagración internacional fue el puntapié inicial de un equipo que se eternizaría en el recuerdo cinco meses después al derrotar al Real Madrid en Japón.
El Club español apodado “Merengue” atravesaba la primera etapa Galáctica, un periodo que se había iniciado con la contratación de Luis Figo. Además del portugués, en el plantel había jugadores de la talla de Guti, Roberto Carlos, Raúl, Fernando Hierro y Claude Makelele. El técnico era Vicente Del Bosque, y para la opinión pública el Real Madrid era el gran candidato a quedarse con el título intercontinental.
Mientras que Boca llegaba como puntero del torneo Apertura (se consagraría en la última fecha ante Estudiantes), con un equipo consolidado y bajo la conducción de Carlos Bianchi. La figura indiscutida era Juan Román Riquelme, pero lo secundaban Bermúdez, Battaglia, Serna, Palermo y Delgado, entre otros.
El Xeneize se instaló en Japón varios días antes de la final y cautivó al público local al mostrarse predispuesto a la hora de los autógrafos y de las fotos, una actitud contraria al hermetismo elegido por la delegación Merengue. Esto resultó un factor clave porque durante el partido las tribunas alentaron casi en su totalidad por Boca, que por otro lado había acercado un numeroso grupo de hinchas.
En la víspera del encuentro Bianchi analizó todas las variantes y armó el equipo que enfrentaría al Real Madrid pensando al detalle. Allí tomó una decisión que sería dolorosa pero que también resultaría una de las claves del posterior triunfo: Puso de Titular a Marcelo “Chelo” Delgado en lugar de Guillermo Barros Schelotto y sacó del equipo a Daniel Fagiani, que había sido titular durante todo el proceso previo, y en su lugar incluyó a Aníbal Matellán, que se encargaría de la marca personal de Figo.
El 28 de noviembre Boca se presentó en la cancha con estos 11 titulares:
Oscar Cordoba; Hugo Ibarra, Cristian Traverso, Jorge Bermudez, Anibal Matellan; Mauricio Serna, Sebastian Battaglia, Jose Basualdo; Juan Roman Riquelme; Marcelo Delgado y Martin Palermo.
Boca Primereó a su rival desde el inicio. Martin Palermo tuvo una ocasión clara a los tres minutos de juego y no perdonó de cachetada con la pierna izquierda con un magnifico centro del Chelo Delgado, y a los seis convirtió el segundo de la mano de una gran asistencia de Roman Riquelme y estiro la ventaja. Así, Boca, antes de los diez, ganaba 2-0. Un escenario inesperado para todos los hinchas, pero en particular para aquellos que se pusieron frente al televisor con cierto retraso. Real Madrid descontó a los 12, a través de Roberto Carlos.

A partir de la ventaja, Boca controló el partido con cierta tranquilidad. Riquelme se hizo dueño de la pelota y en el recuerdo quedaron sus gambetas a Makelele y a Geremi. Sobre el final del primer tiempo, Palermo tuvo, de cabeza, la oportunidad de estirar la ventaja, pero la pelota se fue por encima del travesaño.

“Quedate tranquilo –le dijo Bianchi a un Palermo que seguía lamentándose en el entretiempo-. Nosotros no hacemos el 3-1 pero ellos tampoco nos empatan”. La predicción del Virrey se cumplió y Boca fue campeón del mundo por segunda vez en su historia (antes lo había conseguido en 1978).
Resumen del partido:
Con la tecnología de Blogger.